ME LO DIJERON LOS DUENDES

domingo, 2 de septiembre de 2012



Todas las noches le cuenta una historia que siempre termina así: Te juro que me lo dijeron los duendes. Viven en esa delicada línea, perlada de rocío, entre el cansancio y los sueños, entre despertar y estar dormido. A veces, me regalan una palabra, otras, una frase o idea, pero si tengo la suerte de permanecer un ratito sin caer de la línea, de puntillas, haciendo equilibrios, con los ojos cerrados y el corazón muy abierto puede llegar a ser una historia completa. Son pequeñas piedras preciosas: unas tiene poco polvo y brillan, casi relucientes, sólo con darles un soplo, otras pueden estar escondidas debajo de algunas capas de arena y tengo que estar un buen rato lustrándolas para sacarles brillo, pero merece la pena, porque llevan en su interior un corazón de magia.




Llegados a este punto, cada noche, oye una dulce vocecita que le pregunta:

"Y mi historia mami, mi historia? " Y así continúa: Tu historia empezamos a tejerla tu papi y yo, con los hilos invisibles de los sueños, cuando cruzamos nuestras miradas una noche de luna llena, pero pronto, serás tú, mi amor, quien la teja y seguirá creciendo y creciendo con tus síes , tus noes y cada decisión que tomes. Tú serás el creador de tu propia historia hijo y entonces, serán los duendes los que aplaudan-dice acariciando su barriga con una sonrisa en los labios.

 Amaia Villa
Foto: Studio Cl Art (Photl.com)

7 comentarios:

Alfredo Cedeño dijo...

Preciosas letras. Perdóname querida Amaia lo parco, pero qué puedo decir ante tanta ternura? Mis respetos...
Alfredo

Amaia Villa dijo...

¡Muchas gracias Alfredo¡ Me encanta tenerte por aquí y nada que perdonar. Por no disponer estos días mas que de la tablet no pude poner imagen para acompañar, pero la pondré en unos días (ya está elegida) y te diré porque la ternura aún será más.
Un abrazo grande
Amaia

Maxi dijo...

Sencillamente hermoso....será que esa es la clave de la felicidad, hallar las cosas sencillas como la voz de tu hijo/a (en mi caso niñita) pidiendote una historia, y vos pudiendo inventarle una que lo maraville.
Emocionante. Seguí Así!!!

Amaia Villa dijo...

¡Gracias Maxi¡

Titina Blanco Otero dijo...

Que lindo y mágico relato! felicitaciones Amaia! Eres un cielo!

Amaia Villa dijo...

Pero ¡qué ilusión que entro y te veo por aquí Titina! Muchas gracias y encantada de haberte conocido.

Anuca dijo...

Precioso, Amaia!
La primera parte me ha conquistado. Esa metáfora de la duermevela en la que nuestra cabeza aún trabaja gestando historias que nos son más que una mezcolanza de lo vivido.
La segunda parte es enternecedora, sabias palabras las que la madre dedica a su futuro hijo.
Un besin preciosa.

Publicar un comentario