TE DEJARON SIN TECHO. CARTA-POEMA A UN HIJO.

domingo, 31 de marzo de 2013



Hoy un poema que nos habla de la realidad que tristemente estamos viviendo.


Te dejaron sin techo hijo, te dejaron sin techo
y no sé cómo afrontar tu mirada inocente
y decirte que nos tenermos que marchar.

Mis manos se me antojan inútiles
no pueden siquiera darte un lugar para vivir
y se cierran crispadas, enloquecidas de rabia.

La impotencia ruge en mi boca,
escupe en la cara de los de un color y los de otro,
de los que se enriquecieron por el camino,
los que utilizaron algo tan básico como un techo
como moneda de cambio
los que permitieron
que alcanzara un precio de lujo.



Juegan con tu vida y con la mía
como barquitos de papel abandonados
en un espeso fango;
fango, que nadie se hace responsable de haber vertido.

Odio, siento odio mi niño
y el corazón se me endureció en el pecho
pero miro tus ojos asustados ante mi ira
y sé que essta semilla amarga no es la que quiero sembrar en tu corazón
que no dejaré que el miedo paralice tu mirada.

Y abro mis manos crispadas para acoger las tuyas
dejo que mi amor por ti
llene de brisa mi alma
porque aunque no tengamos techo
¡yo quiero darte un hogar, sin odio y con esperanza!

16 comentarios:

Ludymila dijo...

Muy bonito el poema y cierto. Xoxo

Anuca dijo...

Duro y real como la vida misma. Un pequeño homenaje a todas personas que luchan cada día por no ahogarse en las arenas movedizas a la que esta crisis nos empuja.
Enhorabuena, Amaia. Las palabras están muchas veces para emocionarnos y otra también para hacernos reflexionar.
Un besito.

Amaia Villa dijo...

Gracias Ludymila, me alegro que te haya gustado.

Amaia Villa dijo...

Gracias Anuca, es la realidad que tenemos hoy en día y me gusta que sirva para verla. Un abrazo.

José Valle Valdés dijo...

Me resulta muy bien, amiga, de mucha realidad y actualidad.

Beso

Amaia Villa dijo...

Gracias José, muy agradecida de que pases por aquí, un beso

Mr. M dijo...

Me ha gustado mucho tu enfoque, en el que la esperanza y el amor prima por encima del odio y la rabia. Creo que todo lo que está pasando en el mundo tiene que servir para algo, para replantearnos nuestras prioridades y para pensar cual es la herencia que queremos dejar para el futuro.

Un abrazo.

Camilla Mora dijo...

Preciosa, te he dejado un par de premios en mi blog: http://camillamora.blogspot.com.ar/2013/04/mas-premios.html
Pásate a verlos :)
Besos

Amaia Villa dijo...

Me alegro de que te haya gustado Mr M y toda la razón en lo que dices, tiene que servirnos para reflexionar. Lo positivo y que me encanta oír, es todas las muestras de solidaridad que van apareciendo, ideas de personas anónimas que se piensen en marcha como supermercados por puntos, como un bar que si no puedes pagar el menú del día te lo cambia por tiempo ayudándole a servir mesas o lavar platos...un montón de iniciativas que te hacen ver que hay gente que merece la pena. Un abrazo Mr

Alicia Uriarte dijo...

Amaia, como bien expresas no se puede maldecir continuamente la oscuridad. No se puede sembrar odio. Vamos sumergiéndonos en unos tiempos en el que tiene más sentido que nunca la palabra solidaridad. De mientras, esperemos que las mentes de los que tienen el poder se despejen y pongan medidas para que se empiece a remontar de esta situación de desequilibrio e injusticia.

Un abrazo.

José Romano dijo...

Doloroso, vigente, sentido y con el indeleble sello de tu sensibilidad me llega este poema.

Amaia Villa dijo...

Gracias Camila, pasaré

Amaia Villa dijo...

Toda la razón Alicia, lo bueno es la solidaridad que aumenta y entre todos tenemos que hacer para que las cosas cambien. Yo estoy convencida que del odio no se puede sacar nada bueno.

Un abrazo y ¡gracias! por pasarte por aqui

Amaia Villa dijo...

¡Muchas gracias José! Y abrazo fuerte

Rocío ImasDmasM dijo...

Artista!!!

Pásate por mi blog, tienes premio!!! ^_^
http://imasdmasm.blogspot.com.es/2013/04/premio.html

Amaia Villa dijo...

¡Gracias Rocío! Me pasaré, aunque no sé muy bien como va el tema de estos premios. Un abrazo

Publicar un comentario